¿Porqué los niños con TDAH tipo inatento tienen la habitación desordenada?

Posted on Actualizado enn


Una de las mejores maneras de reconocer a un niño con problemas de inatención es entrar en su habitación. Una de las cosas que te vas a encontrar, seguro, es que todo está apilado de cualquier manera. Como decíamos en nuestro post anterior los niños inatentos tienen problemas para pensar antes de actuar. Normalmente actúan y luego piensan. Eso significa que si tengo algo en la mano lo voy a dejar en el primer sitio que encuentre. El primer sitio que encuentro normalmente será la pila más alta.

TDAH inatentoLos niños con TDAH tipo inatento tienen problemas para ejecutar acciones ordenadas en el tiempo. Un típico ejemplo es: ocho de la mañana y el niño no encuentra la agenda. Sabe que está en su habitación pero cuando va a buscarla lo único que encuentra son cientos de cosas amontonadas. La capacidad para organizarse está basada en la capacidad de inhibir la respuesta y no dejar las cosas en cualquier sitio. Si por la noche en vez de dejar la agenda en la primera pila que encuentra hubiese pensado, la hubiera dejado en su mochila. Como ya teorizó Barkley, la capacidad de inhibir la respuesta y las funciones ejecutivas están disminuidas en estos niños (Barkley, 1997).

Si desea tener más información sobre el TDAH, no dude en rellenar el formulario de consulta.

Bibliografía

Barkley, R. A. (1997). Behavioral inhibition, sustained attention, and executive functions: Constructing a unifying theory of ADHD. Psychological Bulletin, 121(1), 65-94. doi:10.1037/0033-2909.121.1.65

6 comentarios sobre “¿Porqué los niños con TDAH tipo inatento tienen la habitación desordenada?

    lectorixblog escribió:
    octubre 22, 2013 en 12:36 pm

    Reblogged this on lectorixblog.

    TDAH « telepsicologiainfantil.com escribió:
    febrero 5, 2014 en 10:34 am

    […] ¿Porqué los niños con TDAH tipo inatento tienen la habitación desordenada? […]

    […] Una de las mejores maneras de reconocer a un niño con problemas de inatención es entrar en su habitación. Una de las cosas que te vas a encontrar, seguro, es que todo está apilado de cualquier manera. Como decíamos en nuestro post anterior los niños inatentos tienen problemas para pensar antes de actuar. Normalmente actúan y luego piensan. Eso significa que si tengo algo en la mano lo voy a dejar en el primer sitio que encuentre. El primer sitio que encuentro normalmente será la pila más alta. [seguir leyendo…] […]

    Gemma escribió:
    marzo 26, 2014 en 11:53 am

    Tal com senyala Barkley en el seu model neuropsicològic, el TDAH és un trastorn en el desenvolupament de la inhibició conductual. Per a dur a terme el procés d’inhibició conductual és imprescindible la capacitat d’autocontrol o d’autoregulació, que ens permet frenar les respostes motores i emocionals immediates a un estímul, per a reemplaçar-les per respostes més adaptatives. Mentre inhibim la resposta immediata és fonamental evitar la distracció d’altres estímuls que puguin interferir en el procés (el que Barkley anomena resistència a la distracció), per tal de poder planificar i realitzar la resposta més adequada. En aquest procés es posen en funcionament les funcions executives, que ens ajuden a resistir la distracció, fixar-nos unes metes noves més adequades que la resposta inhibida inicial i donar els passos necessaris per a assolir-la.

    Segons el model híbrid de les funcions executives de Barkley, el TDAH es caracteritza per una disfunció executiva, on es troben alterades l’acció de la memòria de treball (o memòria de treball no verbal); la parla autodirigida (o memòria de treball verbal); el control de la motivació, les emocions i l’estat d’alerta; i el procés de reconstrucció (fragmentació de les conductes observades i recombinació de les seves parts per el disseny de noves accions).

    Aquestes disfuncions alteren el desenvolupament dels processos cognitius superiors, produint dificultats en els processos d’aprenentatge acadèmic formal. També hem de tenir en compte que, cada subtipus de TDAH es caracteritza per diferents alteracions. En un estudi sobre disfunció executiva en el TDAH (Romero-Ayuso, Maestú, González-Marqués, Romo-Barrientos i Andrade, 2006), on mitjançant l’efecte Simon es van comparar les diferències existents entre les funcions executives en els subtipus de TDAH inatent i TDAH combinat, es va concloure que els TDAH combinat presentaven una afectació més generalitzada, en canvi, els TDAH inatent mostren un menor rendiment en memòria de treball i en planificació, alteracions que podem associar al fet de tenir l’habitació desordenada.

    Per tant, i tenint en compte que el tractament del TDAH és multimodal, és fa imprescindible l’entrenament en funcions executives per tal d’afavorir el desenvolupament i rehabilitació de les funcions afectades.

    Bibliografia

    Orjales Villar, I. (2000). Déficit de atención con hiperactividad: el modelo híbrido de las funciones ejecutivas de Barkley. Revista complutense de educación, 11 (1), 71-84.

    Pistoia, M., Abad-Mas, L. i Etchepareborda, M.C. (2004). Abordaje psicopedagógico del trastorno por déficit de atención con hiperactividad con el modelo de entrenamiento de las funciones ejecutivas. Revista de neurología, 38 (1), 149-155.

    Romero-Ayuso, D.M., Maestú, F., González-Marqués, J., Romo-Barrientos, L. i Andrade, J.M. (2006). Disfunción ejecutiva en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad en la infancia. Revista de neurología, 42 (5), 265-271.

    Georgina escribió:
    mayo 3, 2014 en 8:10 pm

    El hecho de que los niños con TDAH tengan habitualmente la habitación desordenada es uno de tantos retos por los que pasan los padres a la hora de educar a un hijo con TDAH. No es infrecuente que a los padres les invada un sentimiento de culpabilidad o de poca eficacia educativa que puede, incluso, llegar a avergonzarles en las reuniones escolares con los tutores, ante otros padres o familiares, ya que muchas veces reciben informes negativos del rendimiento escolar del niño, o críticas acerca de su conducta. Esta serie de circunstancias propias de las familias con un niño con TDAH genera un mayor estrés familiar con relación a las familias que no pasan por esta situación (Green y col., 2005).

    Este aumento en el estrés familiar suele venir provocado por diversas circunstancias asociadas a un hijo con TDAH (Bagwell t col., 2001):

    • los padres tienen menos tiempo para ellos
    • menos amigos cercanos
    • menos disponibilidad para actividades familiares

    El estrés familiar genera pautas de conducta que deterioran la relación de la pareja (Green y col., 2005) y estos padres:

    • discuten entre sí con más frecuencia
    • alcanzan mayores tasas de separación
    • y muestran un funcionamiento familiar más disfuncional

    En adición a lo anterior, el entorno escolar y familiar no siempre es comprensivo con la situación (Corral y Zúñiga, 2012) y en consecuencia:

    • estos padres reciben quejas constantes de los profesores
    • y un menor reconocimiento en su labor como padres

    Nada de lo anterior es banal; ni para los padres ni los hermanos, y menos aún para el niño o niña con TDAH. Las alteraciones en el funcionamiento familiar mencionadas pueden llevar a la familia al aislamiento para evitar las quejas o críticas de profesores, familiares, padres de otros niños… con la consiguiente merma de apoyo social y la disminución del bienestar personal y familiar (Corral y Zuñiga, 2012).

    Para mejorar esta situación familiar, y con ello el bienestar emocional de todos sus miembros, es imprescindible que los padres tengan el asesoramiento psicológico adecuado, no sólo acerca de qué tratamiento ha de seguir su hijo, sino también el modo en que ellos pueden afrontar la situación.

    Bibliografía
    Bagwell, C. L., Molina, B.S.G., Pelham, W.E., y Hoza, B. (2001). Attention-deficit hyperactivity disorder and problems in peer relations: predictions from childhood to adolescence. Journal of the American Academy of Child and Asolescent Psychiatry, 40, 1285-1292.

    Corral de, P., y Zúñiga, R. (2012). La hiperactividad infantil y juvenil. En M. I. Comeche y M.A. Vallejo. Manual de terapia de conducta en la infancia (2º ed., pp. 559-593). Madrid: Dykinson

    Green, H., McGinnity, A., Meltzer, H., Ford, T., y Goodman, R. (2005). Mental health of children and young people in Great Britain, 2004. Department of Health and Scottish Executive. Basingstoke: Palgrave Macmillan.

    […] ¿Porqué los niños con TDAH tipo inatento tienen la habitación desordenada? […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s