Dispraxia

Posted on Actualizado enn


La Dispraxia se define como una alteración en el desarrollo de la coordinación motora, que se inicia en la infancia y perdura a lo largo de la adolescencia en un 50%-70% de los casos.  Los niños/as que padecen Dispraxia, no desarrollan su psicomotricidad al mismo ritmo que los niños/as de su misma edad: son niños que se caen más, se dan golpes, se les caen los objetos de las manos, son los últimos en parender a abrocharse los botones o los cordones de los zapatos y tardan en aprender a utilizar el tenedor o el cuchillo. Les cuesta aprender a ir en bicicleta, prefieren los juegos individuales a los deportes en equipo, tardan más en aprender a dibujar, a cortar con tijeras y no les suelen interesar mucho los juegos de construcción. También pueden tener alteraciones de la percepción y no calculan bien la velocidad y la trayectoria de una pelota en el espacio. No obstante, es importante saber que suelen adquirir todas estas habilidades con un esfuerzo suplementario.

Aunque las causas exactas de este problema no se han descrito, sí que se sabe que los niños que nacen con bajo peso o los que han estado expuestos al consumo de alcohol materno durante el embarazo, tienen mayor riesgo de padecer Dispraxia. Otros factores que aumentan el riesgo de sufrir Dispraxia son la alteración del neurodesarrollo de algunas estructuras del cerebro, como por ejemplo, el cerebelo o de las redes neuronales implicadas en el desarrollo de los procesos que facilitan la adquisición de las habilidades viso-motoras.

La Dispraxia o alteración del desarrollo psicomotor suele ir relacionado a otros trastornos del neurodesarrollo, como son el TDAH y el Autismo.

QUÉ PUEDO HACER

Presentamos a continuación algunos ejercicios para ayudar al desarrollo de la motricidad en vuestro hijo/a.  Son ejercicios sencillos que pueden realizarse tanto en casa como en el colegio. No obstante, es importante adaptar el ejercicio a la edad del niño.

  • De pie: imitar movimientos o realizarlos a partir de una orden verbal: levantar una pierna, levantar el brazo y girarlo.
  • Saltar con los pies y caer en el mismo lugar.
  • Subir y bajar escaleras, primero cogido y después sin agarrarse.
  • Saltar de ladrillo en ladrillo o poner papeles en el suelo y saltar de papel en papel.
  • Papeles azules y rojos: saltar a pata coja sobre los azules y saltar con los dos pies sobre los rojos, colocando los papeles en diferente orden.
  • Levantar el pie derecho y mantener el equilibrio. Después lo mismo con el pie izquierdo.
  • Botar una pelota.
  • Lanzar un objeto (pelota) a otra persona: primero con las dos manos y luego con una (derecha e izquierda).
  • Recibir un objeto (pelota) con las dos manos y luego con una (derecha e izquierda).
  • Tumbado en el suelo, y ayudándose de manos y pies, intentar avanzar hacia atrás.
  • Caminar a cuatro patas.

También, y de forma general, no dudéis en decirle que lo hace ¡¡MUY BIEN!! cuando logre mejorar alguna habilidad, aunque la mejora sea muy pequeña.

 

BIBLIOGRAFÍA

American Psychiatric Association (2013).  American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. Arlington, VA.

Baxter, P. (2012). Developmental coordination disorder and motor dyspraxia. Developmental Medicine & Child Neurology, 54(1), 3-3. doi:10.1111/j.1469-8749.2011.04196.x

 

Si desea recibir más información o prefiere contactar con un psicólogo, por favor rellene el formulario de consulta:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s