Agresividad

El TDAH en el aula

Posted on Actualizado enn

El TDAH en el aula

Debido a que la intervención en el TDAH es de carácter integral y multimodal es de suma importancia que los maestros y profesores puedan contribuir también con su intervención en el aula, ya que no basta con la intervención de los padres, psicólogos y otros profesionales de la salud mental (Galve, 2009).

Entendemos por tratamiento multimodal un tratamiento que integra un tratamiento educativo, psicológico y farmacológico, además de un tdah en el aulaseguimiento médico; lo que implica que en la intervención están implicados diferentes profesionales además del niño con TDAH y su familia (Adana, 2009). Además es integral porque aborda todas las áreas afectadas por el TDAH. En este sentido, el entorno educativo es muy relevante, ya que el niño o la niña con TDAH necesita seguir de la forma más eficaz posible con su formación académica para lograr los hitos propios de su desarrollo cognitivo, en compañía del resto de los alumnos con los que comparte el currículum escolar, juegos y relaciones sociales de amistad y compañerismo.

Un buen comienzo para involucrar a los maestros en su contribución a la intervención psicoeducativa en las aulas está en el reto de dotarles de los conocimientos adecuados sobre qué es el TDAH, detectar sus concepciones erróneas para que puedan sustituirlas por otras más realistas, y formarles en la intervención psicoeducativa que les corresponde por su rol de maestros.

Los maestros bien formados en TDAH pueden aportar datos relevantes en la detección temprana del trastorno, lo que permitirá implementar las intervenciones más adecuadas de forma precoz, mejorando la calidad de vida de estos niños y reduciendo a su vez el impacto del trastorno en su aprendizaje y su rendimiento escolar (Jarque, Tárraga y Miranda, 2007). Además, según estos autores, la formación específica de los profesores sobre TDAH aumenta su percepción de la capacidad para afrontar su labor docente con alumnos hiperactivos. Nadie puede negar ya que esta formación es coherente con los enfoques actuales que abogan por la atención a la diversidad en las aulas.

Tampoco podemos olvidar el papel imprescindible de la formación del alumnado que convive con el niño o la niña con TDAH. En esta etapa del desarrollo, tanto en la infancia como en la adolescencia, la relación con los iguales tiene gran relevancia en el desarrollo psicosocial de la persona, por consiguiente una buena intervención a tiempo puede evitar el aislamiento social, las burlas o el rechazo de los compañeros, y reducir con ello el sentimiento de inadecuación del niño con TDAH.

En cuanto a la presencia de bullying en las aulas, se ha observado que entre los niños y adolescentes con TDAH, hay un subgrupo que presenta mayor agresividad. Se trata de una agresividad reactiva, a modo de respuesta por el trato que reciben de sus compañeros. Esta agresividad-violencia es diferente a la que presentan niños y adolescentes con trastorno negativista desafiante o trastorno disocial, ya que en este caso es una agresión-violencia de tipo proactivo. Estos últimos, son los que suelen practicar bullying en los centros escolares (Rangel 2014). La agresividad en el sexo femenino es más pasiva y tendente a las burlas o al desafío de las órdenes, e incluye menor grado de violencia física (Rangel, 2014). A consecuencia de lo anterior, además de atender el rendimiento escolar en las aulas, es conveniente atender también esta otra dimensión de la existencia humana: las relaciones interpersonales.

La formación del alumnado puede implementarse en el contexto escolar mediante programas específicos para los alumnos, muchas veces enmarcados dentro de un enfoque cognitivo-conductual, y que proporcionan un entrenamiento específico para convivir con un compañero con TDAH, comprenderle y ayudarle (Fernández-Martín, Hinojo y Aznar, 2003), lo que favorecerá su integración adaptada en la sociedad.

Según el BOCG, en 2012 la prevalencia de niños con TDAH en España se sitúa en el 5%, lo que puede considerarse una prevalencia elevada y, por tanto, su presencia en las aulas es ineludible. Por ello, para mejorar la eficacia del tratamiento integral y multimodal del TDAH es necesario traspasar las fronteras de la intervención cognitivo-conductual centrada en el niño afectado por el trastorno y el contexto familiar, en general constituido por los padres y hermanos. Si bien estas intervenciones son imprescindibles, no son suficientes porque dejan al margen las intervenciones dirigidas tanto a los maestros como a los alumnos en el contexto escolar; un ámbito fundamental en la vida de un niño o un adolescente en edad escolar.

Bibliografía:

ADANA (2009). Tratamiento. Fundación ADANA. Extraído el 14 de mayo de 2014 desde http://www.fundacionadana.org/content/tratamiento

BOCG (2012). BOCG, 192. (p.52). Extraído el 14 de mayo de 2014 desde http://www.comunidad-tdah.com/contenido/images/tdah_proposicion_pp.pdf

Fernández-Martín, F. D., Hinojo, F. J., Aznar, I. (2003). Dificultades del alumnado con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en el aula: implicaciones para la formación docente. Enseñanza, 21, 219-232.

Galve, J. L. (2009). Intervención psicoeducativa en el aula con TDAH. Psicología Educativa, 15 (2), 87-106, DOI: 10.5093/ed2009v15n2a2.

Jarque, S., Tárraga, R., y Miranda, A. (2007). Conocimientos, concepciones erróneas y lagunas de los maestros sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Psicothema, 19 (4), 585-590. 2014;

Rangel, J. F. (2014). El trastorno por déficit de atención con y sin hiperactividad (TDA/H) y la violencia: Revisión de la bibliografía. Salud Mental 37, pp. 75-82.

Meditación Mindfulness Parte 6

Posted on Actualizado enn

CIENCIA &  MEDITACIÓN MINDFULNESS

Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR; Kabat-Zinnn, 2003) es un programa de tratamiento basado en la meditación, que se ha aplicado a una gran variedad de trastornos. El MBSR mejora la atención, la actitud no crítica y permite focalizarse en el presente.

La actitud no crítica está relacionada con la respuesta emocional que damos ante los acontecimientos. Las respuestas emocionales están relacionadas con nuestra cerebro emocional, y concretamente, con la amígdala. Se ha demostrado, que las meditación mindfulness 6respuestas de la amígdala a distractores negativos durante una tarea de atención sostenida, son mejores en meditadores expertos (Brefczynski-Lewis, 2007). En nuestro día a día, los distractores negativos tienden a hacer que centremos nuestra atención en el futuro y no en el presente. Por ejemplo, cuando estoy estudiando para un examen y me preocupo mucho sobre la posibilidad de suspenderlo, éste miedo perturba mi atención sostenida, que está centrada en lo que estoy estudiando. Al mismo tiempo, mi atención salta del presente al futuro.

Hay una gran diferencia entre estudiar para superar el examen, o estudiar para aprender. En el primero, necesitarás un esfuerzo atencional mayor, puesto que que tu motivación está claramente enfocada hacia el futuro, y no en el proceso en sí mismo. El proceso en sí mismo siempre sucede en el presente. No está siempre del todo demostrado que tendrás mejor resultado en el examen con una mente plena.

 

CÓMO MEDITAR

  • PRUEBE DURANTE EL ATARDECER.
  • INTÉNTELO  CON LOS AMIGOS.
  • NO LO PRACTIQUE EN LA CAMA, ANTES DE IR A DORMIR.
  • NO PRACTIQUE CON MÚSICA DE RELAJACIÓN.
  • NECESITA DOMINAR EL EJERCICIO ANTES DE PROBARLO EN DÍAS REALMENTE MALOS.

 

Bibliografía:

Brefczynski-Lewis, J. A., Lutz, A., Schaefer, H. S., Levinson, D. B., & Davidson, R. J. (2007). Neural correlates of attentional expertise in long-term meditation practitioners. Proceedings of the National Academy of Sciences, 104(27), 11483-11488. doi:10.1073/pnas.0606552104

Jensen, C. G., Vangkilde, S., Frokjaer, V., & Hasselbalch, S. G. (s.d.). Mindfulness training affects attention—Or is it attentional effort? Journal of Experimental Psychology: General, 141(1), 106-123. doi:http://dx.doi.org/10.1037/a0024931

Kabat-Zinn, J. (2003). Mindfulness-based stress reduction (MBSR). Constructivism in the Human Sciences, 8(2), 73-107.

 

Si desea recibir más información o desea contactar con un psicólogo, rellene el formulario de consulta:

 

 

Acoso Escolar

Posted on Actualizado enn

El acoso escolar o “bullying”  se considera una forma de violencia entre iguales. Se suele dar en la escuela. Se suele dar en las relaciones dentro y fuera del ámbito escolar. El acoso escolar tiene consecuencias negativas en el desarrollo escolar y social de los niños. Todos  podemos aportar nuestro pequeño esfuerzo para que esto no ocurra. Por ejemplo, nos parece buena la iniciativa de la organización “Save the Children”. En su página web podéis encontrar ayuda y pautas.

Bullying ¿Cómo ayudar a tu hijo desde casa cuando sufre  acoso escolar?

A. Dedica cada día 5 minutos para hablar de lo que ha sucedido ese día en el colegio. Es muy importante que entienda no va a vivir solo con su situación.

B. Ayúdale a identificar todas aquellas situaciones que puedan ser de acoso. Muchas veces las situaciones de acoso son sutiles, y hoy en día vemos nuevas formas de acoso en Internet.

C. Ayúdale a identificar sus emociones. Es importante que pueda conectar con la vergüenza y la rabia que le provocan estas situaciones.

D. Insista en que él no tiene la culpa

E. Ayúdale a preparar estrategias para lidiar con estas situaciones de acoso.

INTERVENCIÓN EN CASOS

“BULLYING”

Definición de Acoso Escolar: Repetidos actos de agresión, intimidación o coacción hacia un individuo dentro de la escuela. Se consideran también como acoso actos como esparcir rumores o ignorar la persona (agresión indirecta). En relación

En relación al acoso siempre tenemos que tener claro que implica a tres tipos de agentes: acosador, víctima y observador, pudiendo implicar cada uno a más de una persona. En estas situaciones no podemos juzgar sin más como verdaderas las primeras palabras de una persona, sino que tenemos que buscar información y contratarla. Esta información la podemos obtener hablando con nuestros alumnos en tutorías, valorando películas, o al observar situaciones en diferentes ámbitos de la escuela,  intentando no levantar sospechas en el alumnado.

Ante un caso de acoso escolar, la intervención se orienta hacia 3 grandes vertientes:

1. Intervención en el ambiente escolar.

Se recomienda, a la escuela, formular un protocolo para casos de acoso escolar,  para que su personal (maestros, monitores… ) sepa cómo actuar.

La intervención escolar se focaliza en dos aspectos:

1.1. Definir acoso escolar para aumentar el conocimiento sobre esta problemática .

1.2. Transmitir un mensaje claro hacia los alumnos que una conducta agresiva no será tolerada bajo ningún concepto. Es importante delimitar muy claramente qué consecuencias se derivarán de las conductas agresivas.

2. Intervención con los compañeros o grupo de clase.

Dirigida a:

2.1. Aumentar la implicación de los compañeros hacia el problema.

2.2. Normas claras hacia el aula respecto a que el acoso escolar no será tolerado.

2.3. Dotar a los compañeros de clase de estrategias de resolución de problemas para poder reaccionar.

Ante una situación de acoso que los compañeros puedan dar apoyo a la persona “acosada”.

2.4. Trabajar las habilidades sociales para reaccionar e intervenir en la situación de agresión.

3. Intervención con estudiantes involucrados en el episodio de acoso.

3.1 . Que la conducta violenta del agresor tenga unas consecuencias claras :

  • Firmar contrato profesor- agresor : si éste se comporta agresivamente deberá reparar el daño con trabajos para la clase o para el agredido.

3.2 . Atención al agredido:

  • Técnicas de habilidades sociales.
  • Técnicas de asertividad: saber defender lo que piensa sin menospreciar al otro.
  • Apoyo emocional.
  • Estrategias de afrontamiento de los episodios de acoso: aprender a responder en el momento en el que ocurre.

Autores: Dr. Guilera, Dr. Bayarri, Raquel Rioja

Si desea contactar con un psicólogo o recibir más información, por favor rellene el formulario de consulta:

Bibliografía

O’Connell, P., Pepler, D., & Craig, W. (1999). Peer involvement in bullying: insights and challenges for intervention. Journal of Adolescence, 22(4), 437-452. doi:10.1006/jado.1999.0238

Stevens, V., De Bourdeaudhuij, I., & Van Oost, P. (2000). Bullying in Flemish schools: an evaluation of anti-bullying intervention in primary and secondary schools. The British Journal of Educational Psychology, 70 ( Pt 2), 195-210.

Conflictos con adolescentes: 10 consejos para resolverlos

Posted on Actualizado enn

El conflicto forma parte de nosotros y de nuestra vida.Tarde o temprano aparecerán y para superarlos debemos conocernos a nosotros mismos y ser capaces de comunicar lo que queremos. Es por eso que os completamos la serie de 10 consejos ya iniciada en un anterior post sobre cómo afrontar los conflictos sociales con inteligencia para, en el mejor de los casos, aprender algo de Dr. Bayarri, telepsicologiainfantil.comellos.

6) Tus debilidades: Tener en cuenta cuales son y hasta dónde puede llegar su influencia es vital para resolver satisfactoriamente tus conflictos. Reconocerlas no es en ningún caso un síntoma de debilidad, todo lo contrario, hará que seas más coherente e íntegro contigo mismo.

 7) Comunicación asertiva: La pasividad, la agresividad y la combinación de las dos no son nada buenas para resolver conflictos. Reclama siempre lo que necesitas, di “no” a lo que no quieres y mantén una actitud abierta. Como hemos dicho en el punto dos: perspectiva. Expresa siempre tus sentimientos de manera clara, directa y respetuosa.

 8) Flexibilidad: Saber escuchar a la otra persona y preguntarle todas las dudas que tengas ayudarán a que veas detalles de tu conflicto que seguramente no conocías.

 9) No te preocupes por todo: No todo en esta vida tiene que tener la misma importancia. Es importante saber escoger por lo que realmente vale la pena luchar y dejar que pase lo que no. Tu conducta es cosa tuya, las conductas de los otros no.

 10) Perdonar: Un aprendizaje obligatorio en todo conflicto es saber reconocer que pueden existir infinitos puntos de vista diferentes al nuestro y que muy probablemente tienen la misma razón que los nuestros. El rencor es muy mal acompañante de viaje por eso lo mejor es abandonarlo y no dudar ni un momento en perdonar a tu interlocutor en el conflicto.

Fuente:  10 Tips for Resolving Conflict.

Si desea contactar con un psicólogo o desea más información,rellene el formulario de consulta: