Neurodesarrollo

Dispraxia

Posted on Actualizado enn

La Dispraxia se define como una alteración en el desarrollo de la coordinación motora, que se inicia en la infancia y perdura a lo largo de la adolescencia en un 50%-70% de los casos.  Los niños/as que padecen Dispraxia, no desarrollan su psicomotricidad al mismo ritmo que los niños/as de su misma edad: son niños que se caen más, se dan golpes, se les caen los objetos de las manos, son los últimos en parender a abrocharse los botones o los cordones de los zapatos y tardan en aprender a utilizar el tenedor o el cuchillo. Les cuesta aprender a ir en bicicleta, prefieren los juegos individuales a los deportes en equipo, tardan más en aprender a dibujar, a cortar con tijeras y no les suelen interesar mucho los juegos de construcción. También pueden tener alteraciones de la percepción y no calculan bien la velocidad y la trayectoria de una pelota en el espacio. No obstante, es importante saber que suelen adquirir todas estas habilidades con un esfuerzo suplementario.

Aunque las causas exactas de este problema no se han descrito, sí que se sabe que los niños que nacen con bajo peso o los que han estado expuestos al consumo de alcohol materno durante el embarazo, tienen mayor riesgo de padecer Dispraxia. Otros factores que aumentan el riesgo de sufrir Dispraxia son la alteración del neurodesarrollo de algunas estructuras del cerebro, como por ejemplo, el cerebelo o de las redes neuronales implicadas en el desarrollo de los procesos que facilitan la adquisición de las habilidades viso-motoras.

La Dispraxia o alteración del desarrollo psicomotor suele ir relacionado a otros trastornos del neurodesarrollo, como son el TDAH y el Autismo.

QUÉ PUEDO HACER

Presentamos a continuación algunos ejercicios para ayudar al desarrollo de la motricidad en vuestro hijo/a.  Son ejercicios sencillos que pueden realizarse tanto en casa como en el colegio. No obstante, es importante adaptar el ejercicio a la edad del niño.

  • De pie: imitar movimientos o realizarlos a partir de una orden verbal: levantar una pierna, levantar el brazo y girarlo.
  • Saltar con los pies y caer en el mismo lugar.
  • Subir y bajar escaleras, primero cogido y después sin agarrarse.
  • Saltar de ladrillo en ladrillo o poner papeles en el suelo y saltar de papel en papel.
  • Papeles azules y rojos: saltar a pata coja sobre los azules y saltar con los dos pies sobre los rojos, colocando los papeles en diferente orden.
  • Levantar el pie derecho y mantener el equilibrio. Después lo mismo con el pie izquierdo.
  • Botar una pelota.
  • Lanzar un objeto (pelota) a otra persona: primero con las dos manos y luego con una (derecha e izquierda).
  • Recibir un objeto (pelota) con las dos manos y luego con una (derecha e izquierda).
  • Tumbado en el suelo, y ayudándose de manos y pies, intentar avanzar hacia atrás.
  • Caminar a cuatro patas.

También, y de forma general, no dudéis en decirle que lo hace ¡¡MUY BIEN!! cuando logre mejorar alguna habilidad, aunque la mejora sea muy pequeña.

 

BIBLIOGRAFÍA

American Psychiatric Association (2013).  American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. Arlington, VA.

Baxter, P. (2012). Developmental coordination disorder and motor dyspraxia. Developmental Medicine & Child Neurology, 54(1), 3-3. doi:10.1111/j.1469-8749.2011.04196.x

 

Si desea recibir más información o prefiere contactar con un psicólogo, por favor rellene el formulario de consulta:

Dislexia

Posted on Actualizado enn

La Dislexia es una dificultad del aprendizaje de la lectura y la adquisición de su automatismo en niños inteligentes, escolarizados, sin alteraciones sensoriales que dura en el tiempo ( Debray-Ritzen 1979 ) y que también afecta a la escritura. Su origen es hereditario en la mayoria de los casos .Solo el 5% de los niños con padres normolectores presenta dislexia.Se suele detectar el problema por primera vez cuando empieza el proceso de lectoescritura. No obstante hacia los 3 años de edad son niños que tienen un retraso en la adquisición de la palabra y dificultades de pronunciación.

La dislexia tiene su origen en el desarrollo del cerebro antes del nacimiento , entre la semana 16 y 24 del embarazo durante el periodo de migración celular,se producen daños focales en la corteza cerebral que producen aglomeraciones de neuronas fuera de sitio (ectopia), distorsión de las capas corticales (microgiria) y alteraciones en las conexiones neuronales.

La dislexia pues no se aprende ni es consecuencia de alteraciones del ambiente ni la educación, deriva de un daño neurológico durante el periodo fetal.

Existen dos tipos de dislexia ( Stanovich,1988): fonológica que es la dificultad para leer pseudopalabras. La pseudopalabra es un conjunto de letras que se pueden leer pero sin significado.  Otro tipo es la dislexia superficial que es la dificultad para leer palabras irregulares por ejemplo palabras en inglés que no se leen como se pronuncian.

Para leer correctamente hacen falta 5 habilidades que constituyen en sí un programa de reeducación :

-tener conciencia de la estructura sonora del lenguaje hablado y de las unidades que constituyen las palabras.

-tener conocimiento de las relaciones entre letras y sonidos (correspondencia grafema-fonema).

-automatización progresiva del reconocimiento visual de las palabras escritas.

-hacer una memorización eficaz del significado de las palabras (vocabulario).

-saber extraer el significado del mensaje y saber interpretar un texto.

Alexander y col. (1991) realizaron un estudio en que los niños tenían que tomar conciencia de la posición y de los movimientos de la lengua, dientes y labios cuando producían un fonema. Después realizaron una resonancia magnética y se puso en evidencia un aumento de la actividad del girus superior temporal izquierdo y áreas parietales inferiores. Por lo tanto la reeducación tiene un impacto en el funcionamiento cerebral y las intervenciones realizadas día a día por el educador modifican de manera positiva el funcionamiento del cerebro.

Los factores que mejoran el éxito de la reeducación son : una intervención precoz sobre los 7 años de edad, la reeducación que debe ser 30 min cada dia ( mejor que 1h a la semana), la repetición de los ejercicios para automatizar el trabajo del niño, la utilización de modalidades multisensoriales (visual, táctil,auditiva). Hay que reforzar las funciones preservadas en el niño más que intentar a toda costa reducir sus déficits.

Es recomendable que el maestro evite que tengan que copiar de la pizarra y tomar notas mientras él habla, proporcionarles los apuntes copiados, no ser exigentes con la ortografía y dejarles utilizar el diccionario, hacer en lo posible los exámenes orales individuales o escritos de respuesta múltiple. Dejar un tiempo suplementario (1/3 más del resto de la clase ) para que pueda completar los trabajos o exámenes.

Como la mayoría de los niños con dislexia tienen una inteligencia dentro de los límites de la normalidad es mejor que sigan una escolarización normal.

Bibiografía:

Rumsey, J. M., Nace, K., Donohue, B., Wise, D., Maisog, J. M., & Andreason, P. (1997). A Positron Emission Tomographic Study of Impaired Word Recognition and Phonological Processing in Dyslexic Men. Archives of Neurology, 54(5), 562–573. doi:10.1001/archneur.1997.00550170042013

Stanovich, K. E. (1988). Explaining the Differences Between the Dyslexic and the Garden-Variety Poor Reader The Phonological-Core Variable-Difference Model. Journal of Learning Disabilities, 21(10), 590–604. doi:10.1177/002221948802101003

Blog Recomendado: BishopBlog / Neuronal migration in language learning impairments: a suggestion