redes frontoparietales

Desarrollo de la corteza cerebral en el TDAH

Posted on Actualizado enn

Los niños con TDAH seguirán presentando sintomatología en edad adulta. La Hiperactividad e impulsividad tienden a disminuir, pero los problemas de atención persisten a lo largo de los años. La incidencia de TDAH en edad adulta se encuentra cerca del 2,5% de la población y el TDAH en la edad adulta está vinculado con subempleo, malas relaciones sociales y bajo rendimiento (Pingault et al., 2011; Simon et al., 2009). Las regiones cerebrales implicadas en el control cognitivo y la atención son la corteza cingulada, la corteza prefrontal dorsolateral, y regiones corticales posteriores del precuneus y cuneus (Seidman et al, 2006; Proal et al, 2011). El adelgazamiento cortical de las regiones mediales es otro factor asociado con sintomatología de TDAH en adultos. En el TDAH también se encuentra un descenso de la activación de las conexiones de las redes frontoparietales, que tiende a persistir en la edad adulta. Los adultos con TDAH tienden a tener problemas de conducta dirigida a una meta, así como dificultad en el control cognitivo, con una pobre inhibición de respuesta frente a los estímulos. De hecho, Barkley muestra en un artículo como los adultos con TDAH tienden a tener más accidentes de tráfico y a conducir más rápido que los adultos de control. El adelgazamiento cortical no es un biomarcador pero muestra una correlación con la sintomatología del TDAH a través de los años. Una de las hipótesis para la remisión en el TDAH es la normalización funcional de la corteza cerebral. Sin embargo, se necesitan estudios más amplios para probar este tipo de hipótesis, ya algunas variables incluidas en estos estudios, como un alto cociente intelectual, podrían ser un factor de confusión. En conclusión, el estudio de Shaw et al., 2013, es un buen punto de partida para estudiar las trayectorias de desarrollo de las redes corticales que intervienen en la atención y el control cognitivo.

Si desea recibir más información o contactar con un psicólogo, rellene el formulario de consulta:

Referencias

 Pingault, J.-B., Tremblay, R. E., Vitaro, F., Carbonneau, R., Genolini, C., Falissard, B., & Côté, S. M. (2011). Childhood trajectories of inattention and hyperactivity and prediction of educational attainment in early adulthood: A 16-year longitudinal population-based study. American Journal of Psychiatry, 168(11), 1164-1170. doi:10.1176/appi.ajp.2011.10121732

Proal E, Reiss PT, Klein RG, & et al. (2011). BRain gray matter deficits at 33-year follow-up in adults with attention-deficit/hyperactivity disorder established in childhood. Archives of General Psychiatry, 68(11), 1122-1134. doi:10.1001/archgenpsychiatry.2011.117

Seidman, L. J., Valera, E. M., Makris, N., Monuteaux, M. C., Boriel, D. L., Kelkar, K., … Biederman, J. (2006). Dorsolateral Prefrontal and Anterior Cingulate Cortex Volumetric Abnormalities in Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder Identified by Magnetic Resonance Imaging. Biological Psychiatry, 60(10), 1071-1080. doi:10.1016/j.biopsych.2006.04.031

Shaw, P., Malek, M., Watson, B., Greenstein, D., de Rossi, P., & Sharp, W. (2013). Trajectories of Cerebral Cortical Development in Childhood and Adolescence and Adult Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. Biological Psychiatry, 74(8), 599-606. doi:10.1016/j.biopsych.2013.04.007

Simon, V., Czobor, P., Bálint, S., Mészáros, Á., & Bitter, I. (2009). Prevalence and correlates of adult attention-deficit hyperactivity disorder: meta-analysis. The British Journal of Psychiatry, 194(3), 204-211. doi:10.1192/bjp.bp.107.048827