sueño de ondas lentas

TDAH: inhibición de respuesta y funciones ejecutivas

Posted on Actualizado enn

Tal como señala Russell Barkley en su modelo neuropsicológico (Barkley, 1997), el TDAH es un trastorno del desarrollo de la inhibición conductual. La inhibición conductual (o inhibición de respuesta), es la capacidad para controlar las respuestas a estímulos internos o externos predominantes, que aparecen durante la realización de una tarea, interfiriendo negativamente en esta. Dicho de otra forma, los niños con dificultades en la inhibición de respuesta, se distraen de la tarea que están realizando respondiendo a otros estímulos, porque son incapaces de inhibirlos (no hacerles caso). Para tdah_funciones ejecutivasllevar a cabo el proceso de inhibición conductual es imprescindible la capacidad de autocontrol o de autoregulación, que nos permite frenar las respuestas motoras y emocionales inmediatas a un estímulo, y reemplazarlas por respuestas más adaptativas (por ejemplo, permanecer sentado). Mientras inhibimos la respuesta inmediata es fundamental evitar la distracción con otros estímulos que puedan interferir en el proceso (lo que Barkley denomina resistencia a la distracción), para poder planificar y realizar la respuesta más adecuada.

Es este proceso, donde se ponen en funcionamiento otro tipo de habilidades: las funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas son el conjunto de habilidades cognitivas responsables de la organización y planificación del comportamiento, que nos ayudan a resistir la distracción, fijarnos unas metas nuevas más adecuadas que la respuesta inhibida inicial y dar los pasos necesarios para lograrla.

Según el modelo híbrido de las funciones ejecutivas de Barkley (Orjales Villar, 2000), el TDAH se caracteriza por una disfunción ejecutiva, donde se encuentran alteradas la acción de la memoria de trabajo (o memoria de trabajo no verbal); el habla autodirigida (o memoria de trabajo verbal); el control de la motivación, las emociones y el estado de alerta, así como el proceso de reconstrucción (fragmentación de las conductas observadas y recombinación de sus partes por el diseño de nuevas acciones). Estas disfunciones alteran el desarrollo de los procesos cognitivos superiores, produciendo dificultades en los procesos de aprendizaje académico formal. 

También tenemos que tener en cuenta que cada subtipo de TDAH (en el DSM-V, cada presentación) se caracteriza por diferentes alteraciones. En un estudio sobre disfunción ejecutiva en el TDAH (Romero-Ayuso et al., 2006), donde mediante el efecto Simon se compararon las diferencias existentes entre las funciones ejecutivas en los subtipos de TDAH inatento y TDAH combinado, se concluyó que los TDAH combinado presentaban una afectación más generalizada, mientras que los TDAH inatento presentaban un menor rendimiento en memoria de trabajo y en planificación.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que desde un enfoque cognitivo-conductual el tratamiento del TDAH es multimodal (se combinan el tratamiento farmacológico, psicológico y psicopedagógico, incluyendo también en la terapia a padres y profesores), se hace imprescindible el entrenamiento en funciones ejecutivas para favorecer el desarrollo y la rehabilitación de las funciones afectadas.

Bibliografía

Barkley, R. (1997). Behavioral inhibition, sustained attention, and executive functions: Constructing a unifying theory of ADHD. Psychological Bulletin, 121(1), 65-94.

Orjales Villar, I. (2000). Déficit de atención con hiperactividad: el modelo híbrido de las funciones ejecutivas de Barkley. Revista complutense de educación, 11 (1), 71-84.

Si desea más información o desea contactar con un psicólogo, por favor, rellene el formulario de consulta:

TDAH y Memoria Emocional

Posted on Actualizado enn

La memoria emocional puede ser definida como la memoria de las emociones relacionadas con un evento específico de nuestra vida. En caso de eventos negativos, esta memoria nos permite acomodar nuestra conducta con el fin de evitar las consecuencias negativas en situaciones similares, lo que lleva implícita la capacidad para analizar la situación, recordar y ser conscientes de nuestros sentimientos relacionados con ella. Es bien sabido que los niños con TDAH tienen Memoria y TDAHalteraciones en la estructura y la función de la corteza prefrontal (que regula nuestra capacidad para planificar y analizar nuestra conducta), y también en las estructuras cerebrales vinculadas con los procesos emocionales, tales como la amígdala y el hipocampo (Plessen et al., 2006), que subyace a sus dificultades para hacer frente a sus emociones y al control de su comportamiento.                                                                                                      

Por otra parte, existe una creciente literatura científica que estudia la relación entre la falta de memoria emocional en los niños con TDAH y las alteraciones en la actividad cerebral durante el sueño. Los trastornos del sueño son comunes en los niños con TDAH (Cortese, Faraone, Konofal, & Lecendreux, 2009), y durante el sueño, las nuevas representaciones de la memoria se reactivan durante el sueño de ondas lentas, SOL (fase del sueño en la que nuestro cerebro tiene las tasas de actividad más bajas) que promueven la consolidación de la memoria. Los estudios muestran como los niños con TDAH tienen una actividad SOL anormal en comparación con controles sanos (Ringli et al., 2013), lo que refleja un retraso neuromadurativo de este ritmo de ondas cerebrales en el sueño no REM. Esta actividad desequilibrada de ondas lentas también está asociada con dificultades en la consolidación de la memoria declarativa (Prehn-Kristensen et al., 2011), lo que puede explicar las dificultades para memorizar hechos y los consecuentes problemas de aprendizaje relacionados con el TDAH. 

En un estudio reciente, el mismo autor encuentra que los niños con TDAH tienen menos actividad en las regiones cerebrales relacionadas con la consolidación de la memoria emocional (citadas más arriba), y sugieren que estos déficits están implicados en los síntomas emocionales que los niños con TDAH muestran durante el día (Prehn-Kristensen et al., 2013). Los niños con TDAH parecen tener dificultades para elegir correctamente entre los estímulos emocionales y no emocionales durante el sueño, lo que provoca una disminución de la capacidad para consolidar las emociones relacionadas con los eventos, que a su vez, puede tener un impacto directo en las relaciones afectivas establecidas con sus iguales.                                                                  

Aunque se necesita más investigación para fortalecer la relación entre la memoria emocional y el sueño, es una perspectiva importante porque destaca el papel de la actividad cerebral durante el sueño y nos permite comprender mejor a los niños con TDAH no sólo en relación con su comportamiento, sino también en relación a sus emociones.

Si desea contactar con un  psicólogo o recibir más información, por favor rellene el formulario de consulta:

Referencias

Cortese, S., Faraone, S. V., Konofal, E., & Lecendreux, M. (2009). Sleep in Children With Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder: Meta-Analysis of Subjective and Objective Studies. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 48(9), 894-908. doi:10.1097/CHI.0b013e3181ac09c9

Plessen, K. J., Bansal, R., Zhu, H., Whiteman, R., Amat, J., Quackenbush, G. A., … Peterson, B. S. (2006). Hippocampus and Amygdala Morphology in Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. Archives of general psychiatry, 63(7), 795-807. doi:10.1001/archpsyc.63.7.795

Prehn-Kristensen, A., Göder, R., Fischer, J., Wilhelm, I., Seeck-Hirschner, M., Aldenhoff, J., & Baving, L. (2011). Reduced sleep-associated consolidation of declarative memory in attention-deficit/hyperactivity disorder. Sleep Medicine, 12(7), 672-679. doi:10.1016/j.sleep.2010.10.010

Prehn-Kristensen, A., Munz, M., Molzow, I., Wilhelm, I., Wiesner, C. D., & Baving, L. (2013). Sleep Promotes Consolidation of Emotional Memory in Healthy Children but Not in Children with Attention-Deficit Hyperactivity Disorder. PLoS ONE, 8(5). doi:10.1371/journal.pone.0065098

Ringli, M., Souissi, S., Kurth, S., Brandeis, D., Jenni, O. G., & Huber, R. (2013). Topography of sleep slow wave activity in children with attention-deficit/hyperactivity disorder. Cortex, 49(1), 340-347. doi:10.1016/j.cortex.2012.07.007

Clínica del TDAH: ¿Afectan los biorritmos a los síntomas del TDAH?

Posted on Actualizado enn

  • Los ritmos circadianos pueden afectar tu estado de alerta, el rendimiento cognitivo y la memoria a corto plazo. En condiciones normales, estos ritmos se sincronizan con el ciclo día/noche. Por ejemplo el pico de la melatonina se da de noche y condiciona el ritmo de secreción de cortisol durante el  día.
  • En los niños con TDAH, los síntomas pueden variar a lo largo del día de forma considerable.
  • Todos estos ritmos son impulsados por un marcapasos circadiano central  que se  encuentra en el núcleo supraquiasmático (NSQ) del hipotálamo.
  • En el estudio Imeraj et al., se intenta estudiar las  fluctuaciones de los síntomas del TDAH en  relación con los ritmos circadianos. Se parte de la hipótesis que los ritmos de secreción del cortisol pueden estar alterados en estos niños. En el estudio se toman muestras de saliva durante el día y se comparan entre diferentes grupos de pacientes grupo TDAH + TDN, grupo de TDAH solo y el grupo de control. (TDN: trastorno desafiante negativista)
  • La respuesta de cortisol por la mañana no fue significativamente diferente entre los grupos. Los perfiles de cortisol durante día si que muestran diferencias entre grupos.
  • El subgrupo de TDAH mostró una pendiente en la curva de cortisol más plana en el horario de la mañana que se corresponde a un bajo arousal/activación y una aumento de la activación por la tarde.
  • El subgrupo de TDAH + TDN mostró una pendiente más pronunciada en la curva de cortisol correspondiente a una hiperactivación por  la mañana y un bajo arousal/activación por la tarde.
  • Los resultados de este estudio nos permiten pensar que puede existir una relación entre los biorritmos y la comorbilidad de los niños con TDAH. Nos podemos plantear la posibilidad de pensar en los perfiles de cortisol como en un endofenotipo para el TDAH.

Bibliografía

Imeraj L, Antrop I, Roeyers H, Swanson J, Deschepper E, Bal S, Deboutte D. Time-of-day effects in arousal: disrupted diurnal cortisol profiles in children with ADHD. J Child Psychol Psychiatry. 2012 Feb 10.