Tabaco

Comorbilidades en el TDAH: Consumo de Drogas

Posted on Actualizado enn

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, es posible que diferentes trastornos aparezcan y se sumen a los síntomas del TDAH (tiene una alta comorbilidad). A parte de los trastornos de ansiedad, los trastornos de aprendizaje o los trastornos de conducta, las características de los pacientes con TDAH (impulsividad, problemas TDAH y drogaspara inhibir la conducta y posibles dificultades sociales) provocan una mayor tendencia y mayor vulnerabilidad al consumo de drogas.

Sullivan (2001) afirma que se han encontrado porcentajes de abuso y dependencia de sustancias más elevados en pacientes con TDAH que en población general, al mismo tiempo que las personas con TDAH en la infancia inician el consumo de sustancias a una edad menor, siendo más vulnerables a su abuso o dependencia que las personas que no presentan TDAH. Asimismo, el riesgo de desarrollar una drogodependencia es mayor en los pacientes con TDAH en edad adulta. Biederman, ya en 1995, presentó un trabajo en el que el 52% de los pacientes con TDAH en la infancia presentaban un trastorno por consumo de sustancias en su vida adulta, frente al 27% de la población sin TDAH.

 El cannabis y el tabaco son las drogas de abuso más frecuentes entre adolescentes y adultos con TDAH. El cannabis a su vez, presenta el problema añadido de que sus efectos se asocian a problemas atencionales, memoria y de concentración, agravando los síntomas del TDAH. Estar diagnosticado de TDAH es también un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de consumo de alcohol: entre el 31% y el 75% de pacientes con dependencia al alcohol presentan criterios de TDAH en la infancia. Por otro lado, hasta un 35% de pacientes con adicción a la cocaína presentan TDAH, siendo la cocaína la sustancia que obtiene una mayor probabilidad de adicción entre los adolescentes y adultos con TDAH, aproximadamente el doble que la población sin TDAH (Wilens, 2000).

Todos estos datos muestran una fuerte relación entre TDAH y consumo de drogas, que puede ser explicada desde un punto biológico. Se han identificado distintos alelos de genes que se asocian a la presencia de TDAH y a un mayor riesgo para desarrollar una drogodependencia, como los implicados en la codificación del receptor D2 y D4 de la dopamina (neurotransmisor producido en distintas partes del sistema nervioso, con amplias funciones en la cognición, los mecanismos del placer, motivación, recompensa, la acción motora, la atención y el aprendizaje) o el mismo transportador presináptico de dopamina (Sullivan, 2001).

Bibliografía:

Biederman J, Wilens TE, Mick E, et al. (1995). Psychoactive substance use disorders in adults with attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): effects of ADHD and psychiatric comorbidity. Am J Psychitary 152:1652-1658

Sullivan MA, Levin FR (2001). Attention-deficit/hyperactivity disorder and substance abuse. Diagnostic and therapeutic considerations. Annals New York Academy of Sciences 134:251-270.

Wilens TE, Spencer TJ, Biederman J (2000). Attention- deficit/hyperactivity disorder with substance use disorders. En: Brown TE (Ed.). Attention-deficit disorders and comorbidities in children, adolescents, and adults. Washington,DC: American Psychiatric Press, 319-339.

Si desea recibir más información o contactar con un psicólogo, rellene el formulario de consulta:

Telepsicología para Adolescentes

Posted on Actualizado enn

La telepsicología como medio terapéutico puede combinarse con otros enfoques innovadores, aunque aún hay ciertas barreras técnicas que deben superarse. Deben desarrollarse directrices estándar para niños y adolescentes, para poder así identificar las debilidades en este campo. Un gran problema en telepsicología es el acceso al servicio de los niños/as y adolescentes que viven en zonas rurales o empobrecidas. Por otro lado, otro problema a superar es la cantidad de www.telepsicologiainfantil.comdatos que puede viajar a través de la red de comunicación, ya que sólo las grandes ciudades tienen un ancho de banda suficientemente grande como para soportar un volumen semejante de datos (Myers, Cain, Work Group on Quality Issues, & American Academy of Child and Adolescent Psychiatry Staff, 2008). Las intervenciones a través de internet pueden utilizarse para diversas patologías y se pueden entregar en diversos formatos. Los psicólogos pueden utilizar los servicios síncronos de chat, correo electrónico, video-documentales y aplicaciones (Apps).                                                      

Hoy os presentamos cinco programas online diferentes para dejar de fumar, dirigidos a adolescentes. Estos programas pueden ser ofrecidos por los médicos (Pathways to Change [PTC; Hollis et al., 2005] and Stomp Out Smokes [SOS; Patten et al., 2006]), o en las escuelas (Breathing Room [Woodruff et al., 2007], Consider This [Buller et al., 2008] and Smoking Zine [Norman et al., 2008]). Todos los programas incorporan psicoeducación y cuando se utiliza correo electrónico un moderador capacitado proporciona información individualizada. Los programas que a su vez también se utilizan en terapias cara a cara incluyen una evaluación del grado o medida de cambio, así como una evaluación de seguimiento. La eficacia de estos programas es controvertida: en un gran seguimiento con una muestra australiana (Buller et al., 2008) encontraron una reducción estadísticamente significativa en los últimos 30 días en las tasas de prevalencia de fumadores; sin embargo, en otro estudio realizado en una muestra americana, no se encontraron diferencias en las tasas de prevalencia de fumadores. En conclusión, aunque los estudios sobre la eficacia de los tratamientos online para dejar de fumar ofrecen resultados positivos y prometedores, se necesita más investigación en este campo.

Si desea contactar con un psicólogo o desea más información, envíe su consulta:

Referencias

 Buller, D. B., Borland, R., Woodall, W. G., Hall, J. R., Hines, J. M., Burris-Woodall, P., … Saba, L. (2008). Randomized trials on consider this, a tailored, internet-delivered smoking prevention program for adolescents. Health education & behavior: the official publication of the Society for Public Health Education, 35(2), 260-281. doi:10.1177/1090198106288982

Hollis, J. F., Polen, M. R., Whitlock, E. P., Lichtenstein, E., Mullooly, J. P., Velicer, W. F., & Redding, C. A. (2005). Teen reach: outcomes from a randomized, controlled trial of a tobacco reduction program for teens seen in primary medical care. Pediatrics, 115(4), 981-989. doi:10.1542/peds.2004-0981

Myers, K., Cain, S., Work Group on Quality Issues, & American Academy of Child and Adolescent Psychiatry Staff. (2008). Practice parameter for telepsychiatry with children and adolescents. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 47(12), 1468-1483. doi:10.1097/CHI.0b013e31818b4e13

Patten, C. A., Croghan, I. T., Meis, T. M., Decker, P. A., Pingree, S., Colligan, R. C., … Gustafson, D. H. (2006). Randomized clinical trial of an Internet-based versus brief office intervention for adolescent smoking cessation. Patient education and counseling, 64(1-3), 249-258. doi:10.1016/j.pec.2006.03.001

Woodruff, S. I., Conway, T. L., Edwards, C. C., Elliott, S. P., & Crittenden, J. (2007). Evaluation of an Internet virtual world chat room for adolescent smoking cessation. Addictive behaviors, 32(9), 1769-1786. doi:10.1016/j.addbeh.2006.12.008